sábado, 10 de junio de 2017

ACEPTAR O NO LAS DONACIONES PRIVADAS

A veces no entiendo las ganas de crear polémicas alrededor de cualquier tema, afecte a quien afecte, y a pesar del campo de interés.

En los últimos meses en España están naciendo varias polemicas acerca de las donaciones que un conocido empresario quiere hacer a la Sanidad Pública. Vaya por delante que respeto las posiciones y opiniones de todo el mundo, pero nunca llegaré a entender las razones de una de las portavoces de la Asociaciones en defensa de la Sanidad Pública. La señora argumentaba que no pueden aceptar donaciones del empresario que quiere comprar y mejorar los equipos técnicos para luchar contra el cáncer, porque las máquinas - dice - no solucionan el problemas de lo enfermos de cáncer. Sí, ésta ha sido su respuesta cuando el entrevistador le preguntó que muchas de las familias de los enfermos y los mismos enfermos apoyaban las donaciones del empresario.

Otros argumentan que no se pueden aceptar las donaciones porque el empresario no tributa en España, sino en el extranjero.

Creo se están confundiendo un poco las cosas; que alguien no tribute en un País no tiene nada que ver, a mi humilde opinión, con el hecho de que tribute o no en España. ¿Lo hace para auto-promocionarse? Pues no sé que interés tiene en ese sentido un señor cuya empresa tienen centenares de filiales y fábricas en todo el mundo.

Eso, si... estoy de acuerdo con la portavoz de la Asociación en defensa de la Sanidad Pública, cuando dice que si quiere hacer una donación que la haga al ente (en este caso la Sanidad Pública) y que sea el mismo ente quien decida a qué destinar las donaciones.

Pero no me vale el argumento de que la Sanidad Pública no debe aceptar donaciones de privados, porque entonces que no me llame nadie para que done a una causa, porque no soy ningun personaje público ni represento a ninguan institución pública. solo soy una ciudadana que quiere hacer una donación a una causa, desde mi propio  ámbito privado.

El fuego de las polémicas


Vivimos en un entorno en el que nos gusta hacer demagogia, crear polémica para estar en el centro de la atención pública, y nos gusta que se hable de nosotros, pero no aceptamos soluciones. Solo queremos que se hable de nosotros;

Y termino este post con la pregunta ¿Quién está interesado en hacerse publicidad? El empresario o las asociaciones que denuncian la actuación del empresario?

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Te puede interesar